IVA en contratos de construcción

Quisiera saber si las empresas de construcción de obra material bien inmueble, y los ingenieros y Arquitectos que facturan IVA en base al AIU deben contabilizar retención por IVA a los servicios prestados por los contratistas por concepto de mano de obra.

Es conveniente advertir, que la condición de empresas de construcción y de profesionales independientes que facturan IVA mediante la configuración de una base gravable especial (AIU), no excluye ni modifica la responsabilidad frente al impuesto sobre las ventas; por tanto, si una compañía o el profesional independiente responsable del régimen común en el IVA, realiza operaciones gravadas con personas del régimen simplificado, deberá actuar como agente retenedor del impuesto sobre las ventas.

Los servicios de construcción de obras civiles se encuentran gravados con el impuesto sobre las ventas (IVA) a la tarifa general del 16%.

Ahora bien, con relación a la base sobre la cual se aplica el IVA, las normas reglamentarias del Estatuto Tributario (Art. 3 del Decreto 1372 de 1992) señalan que en los contratos de construcción de bien inmueble, el impuesto sobre las ventas se genera sobre la parte de los ingresos correspondiente a los honorarios obtenidos por el constructor. Cuando no se pacten honorarios el impuesto se causa sobre la remuneración del servicio que corresponda a la utilidad del constructor.

Así mismo considera ésta norma reglamentaria, que para efectos de determinar la base gravable del IVA, es necesario que en el respectivo contrato de construcción se señale la parte correspondiente a los honorarios o utilidad. Esta utilidad sobre la que se aplicaría el impuesto en ningún caso, conforme a la reglamentación comentada, puede ser inferior a la que comercialmente corresponda a contratos iguales o similares.

De otra parte, con relación al tratamiento que debe dársele al IVA que el constructor paga a los proveedores de los bienes y servicios necesarios para la construcción, las normas tributarias señalan que en ningún caso dicho impuesto puede ser tomado como impuesto descontable y que, por el contrario, el mismo debe ser considerado como mayor valor del costo o gasto respectivo.

No obstante lo anterior, las mismas normas tributarias señalan que el único IVA pagado por el constructor que puede ser tomado como impuesto descontable es aquel derivado de los gastos directamente relacionados con los honorarios percibidos o la utilidad obtenida por el constructor.

Por otro lado, el numeral 4º del artículo 437-2 del Estatuto Tributario señala que deben actuar como gentes retenedores del IVA, los responsables del régimen común, cuando adquieran bienes o servicios de personas que pertenezcan al régimen simplificado. En este caso, el impuesto causado en este tipo de operaciones será asumido por el comprador o adquiriente del régimen común, quien lo deberá declarar y consignar en el mes correspondiente a la fecha del pago o abono en cuenta. Ahora, este impuesto asumido por el comprador o adquiriente podrá ser tomado por éste como impuesto descontable en la cuenta corriente del impuesto sobre las ventas, si se cumplen los requisitos generales para su procedencia (artículos 485; 485-1; 488 y 490 E. T.).

Es bueno recordar, que en el Concepto Unificado 001 de 2003, la Dian  ha señalado:

“Son contratos de construcción y urbanización, y en general de confección de obra material de bien inmueble aquellos por los cuales el contratista directa o indirectamente, edifica, fabrica, erige o levanta las obras, edificios, construcciones para residencias o negocios, puentes, carreteras, represas, acueductos y edificaciones en general y las obras Inherentes a la construcción en si, tales como: Electricidad, plomería, cañería, mampostería. drenajes y todos los elementos que se incorporen a la construcción. No constituyen contratos de construcción las obras o bienes que puedan retirarse fácilmente sin detrimento del inmueble como divisiones internas en edificios ya terminados.

Menú