Por JOSE HILARIO ARAQUE CARDENS. Asesor Consultor Tributario Neiva.

En el Consultorio tributario del lunes anterior, se respondió la primera pregunta  de éstas: i) ¿Cómo logran las empresas efectuar deducciones o descuentos en sus declaraciones de renta por cuenta de donaciones? y ii) ¿Qué porcentajes de excedentes pueden invertir las Cooperativas en programas o proyectos de educación?

Sobre ésta segunda pregunta de nuestro lector, Legis S.A. en su revista internacional IMPUESTOS del bimestre Noviembre-Diciembre del 2010, publicó un artículo de nuestra firma ARAQUE & ASOCIADOS acerca de las condiciones y requerimientos exigidos por las normas reglamentarias para el sector cooperativos frente a otras entidades sin ánimo de lucro como fundaciones, corporaciones y asociaciones, para poder gozar de la exención del impuesto a la renta en un régimen especial establecido en el título VI del Libro Primero del E. T.

En lo referente a la pregunta, y enfocando el tema hacia las exigencias del ordenamiento tributario nacional para que las cooperativas y sus asimiladas gocen de exención del impuesto a la renta, el Decreto No. 4400/04 en la forma como fue modificado por el Decreto 540 de 2005, precisamente reglamentando el numeral 4° del Artículo 19 del Estatuto Tributario (adicionado en éste sentido por el artículo 8 de la Ley 863 de 2003), establece que para que las cooperativas gocen de ésta exención tributaria, deben cumplir las siguientes condiciones:

  1. a) Que el beneficio neto o excedente contable se destine exclusivamente según lo establecido en la Ley 79 de 1988.
  2. b) Que al menos el veinte por ciento (20%) del beneficio neto o excedente contable, se destine de manera autónoma por las propias cooperativas a financiar cupos y programas de educación formal en instituciones autorizadas por el Ministerio de Educación Nacional, de acuerdo con las disposiciones reglamentarias vigentes. La destinación del excedente contable, en todo o en parte, en forma diferente a lo aquí establecido, hará gravable la totalidad del beneficio neto o excedente fiscal determinado, sin que sea posible afectarlo con egreso ni con descuento alguno.

Para éste efecto, el gobierno nacional expidió el Decreto 2880 de 2004, y en su artículo primero dispuso lo siguiente:

“Artículo 1º. Para ser sujetos de la exención de impuesto sobre la renta dispuesta en el artículo 8º de la Ley 863 de 2003, respecto de los recursos generados en la vigencia fiscal 2004 y siguientes, las instituciones allí mencionadas deberán invertir en educación formal una suma igual o superior al 20% del excedente del ejercicio de tal año”.

Por todo lo anterior, como mínimo debe destinarse a programas de educación formal, un 20% de los excedentes contables y deberá ejecutarse en los términos y condiciones establecidos por este Decreto 2880 de 2004, que en su artículo segundo establece las diferentes alternativas de inversión, entre las cuales se destaca por ejemplo en proyectos educativos adelantados por las entidades, conjuntamente con las Secretarías de Educación de los Departamentos, Distritos o Municipios Certificados, previo visto bueno del Ministerio de Educación Nacional, de acuerdo con los criterios que este expida para tal efecto.

Las preguntas son absueltas por los socios de Araque & Asociados –Consultores Tributarios-. Las respuestas se basan en el entendimiento de las normas vigentes y pueden no ser compartidas por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: [email protected] Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 204, teléfonos: 872 12 27, 321 452 3315.

Menú