Por considerar el tema de mucho interés, respondemos la siguiente pregunta: ¿Cuáles son los requisitos para que opere el beneficio fiscal en el impuesto sobre la renta por las inversiones en control y mejoramiento del medio ambiente? ¿Las personas naturales también podemos acceder a este beneficio tributario? ¿En el IVA otorgaría también beneficios?

 

Respuesta en el impuesto a la renta.

 

En Colombia, desde la década del 90, por política fiscal, se han introducido en la legislación tributaria nacional unos beneficios tributarios para la gestión e inversiones ambientales. En principio para plantaciones forestales, y luego, en control y mejoramiento del medio ambiente. Sin embargo, este instrumento fiscal no ha tenido la suficiente difusión y aplicación a nivel de los empresarios y potenciales beneficiarios. Si bien las políticas ambientales de los gobiernos de turno constituyen un marco orientador para una buena gestión gubernamental, los beneficios tributarios existentes en ésta campo de responsabilidad social de los ciudadanos, poco o nada tienen una aplicación efectiva; sin embargo, destacamos la gran importancia que enmarca los beneficios tributarios existentes en gestión e inversiones en el medio ambiente.

 

En efecto, en el impuesto a la renta en Colombia, las deducciones de la renta bruta del contribuyente, generalmente responden a los gastos efectivamente realizados en el año o periodo gravable; sin embargo, la legislación prevé, que algunas inversiones realizadas por el contribuyente tienen la propiedad fiscal de poder ser deducidas también, es decir, que la inversión realizada otorga un ahorro de impuesto de renta del 33% del valor de la respectiva inversión.

 

Estas inversiones que dan derecho a deducirlas (deducción especial) de la renta bruta declarada son las siguientes: i) DEDUCCIÓN POR INVERSIONES EN NUEVAS PLANTACIONES, RIEGOS, POZOS Y SILOS; ii) DEDUCCIÓN por  inversiones en construcción y reparación de viviendas en el campo en beneficio de los trabajadores; igualmente los desmontes, obras de riego y de desecación; la titulación de baldíos; construcción de acueductos, cercas, bañaderas y demás inversiones en la fundación, ampliación y mejoramiento de fincas rurales;  iii) DEDUCCIÓN POR INVERSIONES EN DESARROLLO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO; iv) DEDUCCIÓN POR INVERSIONES EN CONTROL Y MEJORAMIENTO DEL MEDIO AMBIENTE; v) DEDUCCION POR INVERIONES EN ACTIVOS FIJOS REALES PRODUCTIVOS; vi) DEDUCCIÓN POR INVERSIONES EN LA INDUSTRIA PETROLERA Y EL SECTOR MINERO y vii) LAS DEDUCCIONES EN PLANTACIONES DE REFORESTACIÓN.

 

Todas son muy importantes por el beneficio tributario que otorga, pero en razón de la consulta, a continuación, explicamos a groso modo el beneficio que otorga en el impuesto a la renta la deducción especial prevista en el artículo 158-2 del Estatuto Tributario, a cuyo amparo, las personas jurídicas que realicen directamente inversiones en control y mejoramiento del medio ambiente, tienen derecho a deducir del impuesto sobre la renta el valor de las inversiones que hayan efectuado en el período gravable, previa acreditación por parte de la autoridad ambiental competente. Sin embargo este beneficio se encuentra limitado al 20% de la renta líquida determinada antes de restar el valor de la inversión y no aplica respecto de inversiones que se efectúan por mandato de una autoridad ambiental para mitigar el impacto causado por una obra o actividad objeto de licencia ambiental.

 

A través del Decreto 3172 de 2003, el Gobierno Nacional reglamentó este incentivo fiscal, diferenciando las inversiones en control de medio ambiente de las inversiones en mejoramiento de medio ambiente, estableciendo los requisitos para la procedencia de la deducción y determinado el mecanismo de certificación, de cuyas previsiones destacamos las siguientes:

 

Como punto de partida se definen las inversiones en control del medio ambiente, mejoramiento del medio ambiente, e inversiones ambientales directas, en los siguientes términos:

 

  1. Inversiones en control del medio ambiente son aquellas orientadas a implementar sistemas de control ambiental, los cuales tienen por objeto el logro de resultados medibles y verificables de disminución de la demanda de recursos naturales renovables, o de prevención y/o reducción en la generación y/o mejoramiento de la calidad de residuos líquidos, emisiones atmosféricas o residuos sólidos. Las inversiones en control del medio ambiente pueden efectuarse dentro de un proceso productivo, lo que se denomina control ambiental en la fuente, y/o al terminar el proceso productivo, en cuyo caso se tratará de control ambiental al final del proceso. También se consideran inversiones en control ambiental aquellas destinadas con carácter exclusivo y en forma directa a la obtención, verificación, procesamiento, vigilancia, seguimiento o monitoreo del estado, calidad, comportamiento y uso de los recursos naturales renovables y del medio ambiente, variables o parámetros ambientales, vertimientos, residuos y/o emisiones;

 

  1. Inversiones en mejoramiento del medio ambiente. Son las necesarias para desarrollar conservación de los recursos naturales renovables y del medio ambiente;

 

  1. Beneficios ambientales directos. En los casos de inversiones directamente relacionadas con el control del medio ambiente, los beneficios ambientales directos se entienden como el conjunto de resultados medibles y verificables que se alcanzan con la implementación de un sistema de control ambiental. Estos resultados se refieren a la disminución en la demanda de recursos naturales renovables, a la prevención y/o reducción en la generación de residuos líquidos, emisiones atmosféricas o residuos sólidos, así como también a la obtención, verificación, procesamiento, vigilancia, seguimiento o monitoreo del estado, calidad, comportamiento y uso de los recursos naturales renovables y del medio ambiente.

 

En la próxima entrega, se especifican los requisitos para la procedencia de este beneficio; también el beneficio tributario por plantaciones en reforestación y los beneficios tributarios en el IVA.

Menú