Reglamenta el impuesto y la retención en la fuente a los dividendos y participaciones para efectos de la declaracion del impuesto a la renta por el año gravable 2019 de los accionistas o socios.

Reglamento esperado desde principios del año pasado. Aunque el decreto adolece de algunas inconsistencias, traza reglas de juego con respecto al pago o abono en cuenta a los inversionistas por concepto de dividendos o participaciones de utilidades generadas de los años 2016 y anteriores y de utilidades generadas a partir del año 2017 para la declaracion de renta del año 2019.

Este reglamento igualmente se formuló con base en la Ley 1943 de 2018 conocida como ley de financiamiento y declarada inexequible a partir del primero (1) de enero de 2020 pero sustituida en gran parte por la Ley 2010 de 2019 ley de crecimiento económico. Lo que indica, que se espera otro decreto reglamentario modificando o adicionado este, por los cambios de tarifas al impuesto sobre los dividendos y participaciones que introdujo esta ley de crecimiento económico. Se resalta también los efectos de la retención en la fuente a los dividendos pagados o abonados en cuenta a las sociedades nacionales, cuyo crédito se imputará a los beneficiarios personas naturales residentes o inversionista residente en el exterior.

Menú