Continuando y culminado con los interrogantes que se habían planteado en los consultorios de marzo 21 y 28 de 2009 sobre el tema de los costos de activos movibles y la figura de la firma del contador público o revisor fiscal en las declaraciones tributarias, aún queda pendiente de contestar los siguientes interrogantes:

1. Qué le pasa al declarante si continua utilizando JUEGO DE INVENTARIOS cuando ya no lo puede utilizar porque su declaración de renta debe estar firmada por el revisor fiscal o contador.
2. Acaso, el método UEPS no fue prohibido para efectos fiscales en alguna disposición legal que no recordamos?
3. Puedo entonces utilizar método diferentes para propósitos contables y propósitos fiscales?
Con respecto al primer interrogante, es importante comentar que de acuerdo a lo indicado en el concepto 9342 de febrero de 2000 de la DIAN quienes utilicen el sistema de inventario periódico habiendo estado obligados a utilizar el sistema de inventario permanente no serán objeto de sanciones por ese solo hecho.
Este concepto la DIAN indicó lo siguiente:
“Como consecuencia de no determinarse el costo por el sistema de inventarios para quienes se encuentren obligados a ello, no se encuentra consagrada en la normatividad tributaria sanción alguna.
No obstante, si de la utilización del sistema de juego de inventarios por un contribuyente obligado a determinar el costo de sus activos por el sistema de inventarios permanentes se deriva que los costos declarados son mayores a los que debió solicitar, habrá lugar a la imposición de la sanción por inexactitud equivalente al ciento sesenta por ciento (160%) de la diferencia del saldo a pagar o a favor determinado en la liquidación oficial y el declarado por el contribuyente o responsable, como consecuencia de utilizar en las declaraciones tributarias datos equivocados, incompletos o desfigurados”.
Para el segundo interrogante, el método UEPS si fue prohibido por las normas que regularon por primera vez los ajustes integrales por inflación en 1988 (Decretos 2686 y 2687 de 1988), pero se eliminaría a partir del año gravable 1999, lo nunca llegó a suceder, porque cuando se llegó a ésta época, el Decreto 1744 de 1991 (el último esquema de ajustes integrales por inflación), ya había derogado la prohibición, lo que indica que siempre estuvo vigente la aplicación del uso de éste método de valuación de inventarios.
Para el tercer interrogante, no es posible utilizar métodos de valuación de inventarios diferentes o alternos para propósitos contables y propósitos fiscales para el mismo periodo gravable. Específicamente el artículo 65 del E. T., así lo dispone cuando manifiesta, que el método para valoración de inventarios utilizado en la contabilidad debe utilizarse de manera uniforme en todo el año gravable y el inventario detallado al final del periodo gravable debe coincidir con el valor registrado en libros y en la declaración de renta.
Lo que sí permite ésta norma, es el cambio de método de un año a otro, para lo cual el contribuyente deberá hacerlo saber al Director Seccional de Impuestos de su jurisdicción mediante comunicación escrita por lo menos con dos meses de antelación al inicio del ejercicio gravable a partir del cual se realizará el cambio (Art. 5 Decreto 326 de 1995).
PREGUNTA: Un lector de nuestro consultorio nos pregunta: A una persona jurídica se le olvidó efectuar la correspondiente retención en la fuente a título de renta por el concepto de compras y por ende tampoco la incluyó en la respectiva declaración mensual. Cómo subsanar el error para evitar en el futuro consecuencias más gravosas con la Dian?
Respuesta: El artículo 370 del E.T, establece que no realizada la retención, el agente retenedor responderá por la suma que está obligado a retener sin perjuicio de su derecho de reembolso contra el contribuyente cuando el agente satisfaga la obligación. Las sanciones o multas impuestas al agente retenedor por el incumplimiento de sus deberes serán de su exclusiva responsabilidad.
Con base en ésta disposición, el agente retenedor debe asumir las respectivas retenciones no practicadas y proceder a declararlas y pagarlas mediante el mecanismo de corrección de la respectiva declaración de retención donde se causó el pago o abono en cuenta, conllevando al pago adicional de la sanción de corrección de la declaración y los intereses correspondientes.

Menú