“Las iglesias y confesiones religiosas no son contribuyentes del impuesto a la renta”

 

 “Las organizaciones de las entidades religiosas, si son contribuyentes con régimen especial”

 

Nos han consultado, si las iglesias y confesiones religiosas y en general congregaciones, asociaciones, agrupaciones o movimientos religiosos, tiene hoy la calidad de no contribuyente del impuesto sobre la renta.

 

Percibimos, dados los términos del escrito, si con la última reforma tributaria de la Ley 1819 de 2016, todas las anteriores entidades religiosas mantienen la calidad de NO contribuyentes del impuesto a la renta, o si algunas, venían siendo o pasaron a ser contribuyentes del impuesto, y cuáles de estas pueden pertenecer al régimen tributario especial “Esal”

 

Para responder, aunque no tenemos claridad de la naturaleza jurídica y/o religiosa de cada una de esas denominaciones, nuestra respuesta para los efectos tributarios se centra en la terminología utilizada por el estatuto tributario y sus reglamentos, y en especial, lo contemplado en el Concepto General Unificado para las entidades sin ánimo de lucro (Concepto Dian No. 0481 de abril 27 de 2018), a fin de definir a cuál régimen del impuesto pertenecen.

 

Por lo tanto, en los artículos 22 y 23 del Estatuto tributario se contempla expresamente las entidades NO contribuyentes del impuesto a la renta. Y el articulo 19 contempla las entidades sin ánimo de lucro que excepcionalmente, previa solicitud, sean calificados por la Dian para pertenecer al régimen tributario especial como contribuyentes del impuesto a la renta.

 

En el artículo 23 modificado por el artículo 145 de la Ley 1819 de 2016 (última reforma tributaria), se señala, que las iglesias y confesiones religiosasreconocidas por el Ministerio del Interior o por la ley NO son contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementario, pero si están obligadas a presentar la declaración de ingresos y patrimonio. En este contexto legal, como tales, rigió a partir del año gravable 2017.

 

Hasta el año gravable 2016, tal como estaba redactado el artículo 23 antes de la reforma, los sujetos que se establecían como no contribuyentes y no declarantes del impuesto sobre la renta y complementario eran las asociaciones y congregaciones religiosas.

 

Según el concepto unificado de la Dian para las entidades sin ánimo de lucro “ESAL” describe las definiciones dadas de iglesia según los literales a), b) y c) del artículo 2.4.2.4.1.7 el Decreto 1066 de 2015, con el fin de brindar criterios que permitan establecer cuáles entidades NO son contribuyentes del impuesto a la renta ni declarantes de ingresos y patrimonio, y a cuáles entidades si les resulta aplicable las disposiciones del Régimen Tributario Especial. Estan denominadas asi: i) Entidad religiosa, ii) Confesión religiosa y iii) Organizaciones de las entidades religiosas(Ver Concepto general Unificado Dian No. 0481 de abril 27 de 2018).

 

Las anteriores denominaciones y definiciones acotadas en el citado concepto Dian son importantes, porque el carácter de no contribuyentes del impuesto sobre la renta pero declarantes de Ingresos y Patrimonio, es exclusivo de las iglesias y confesiones religiosas reconocidas por el Ministerio del Interior o por la ley y la personería jurídica es exclusiva a quien se le otorga y no se hace extensiva a las asociaciones, fundaciones o instituciones creadas por estas entidades en ejercicio del derecho consagrado en el literal a) del artículo 14 de la Ley 133 de 1994.

 

Con la última reforma tributaria, la intención del legislador fue separar el tratamiento tributario para las iglesias y las confesiones religiosas de las demás entidades que se constituyan o existan alrededor de las mismas para el cumplimiento de sus objetivos, independientemente de quien le otorgue su personería jurídica. Por consiguiente, se concluye, según se lee en el concepto Dian, que dentro del concepto de organizaciones de las entidades religiosas corresponden a fundaciones, corporaciones o asociaciones que desde su inspiración religiosa se dedican al trabajo en el ámbito social, por lo tanto, se enmarcarían dentro del desarrollo de las actividades meritorias y le serían aplicables todas las disposiciones para ser contribuyentes del Régimen Tributario Especial.

 

En contraste a lo anterior, termina exponiendo el concepto Dian, que las entidades que única y exclusivamente se dediquen a ritos y prácticas que caracterizan una religión particular con el fin de promover apego de los sentimientos religiosos en el cuerpo social, tales como, monasterios, conventos, asociación de fieles, entre otros, entrarían dentro de la definición de confesión religiosa, por lo tanto, para efectos del Impuesto sobre la renta y complementarios serian No contribuyentes ni declarantes de ingresos y patrimonio.

 

Es muy importante traer a colación lo establecido por el articulo 364-1 del estatuto tributario (adicionado por el artículo 158 de la Ley 1819 de 2016), que contempla la cláusula general para evitar la elusión fiscal tanto de los sujetos pasivos del régimen tributario especial como de las entidades no contribuyentes declarantes como no declarantes de ingresos y patrimonio.

 

Esta cláusula anti-evasión se refiere, que en ningún caso se reconoce la aplicación del régimen tributario especial a aquellas entidades que abusando de las posibilidades de configuración jurídica defrauden la norma tributaria que seria aplicable, o que mediante pactos simulados encubran un negocio jurídico distinto a aquel que dicen realizar o la simple ausencia de negocio jurídico. En este sentido si asi se llegare a establecer por parte de la Dian, le corresponde a esta entidad regularizar mediante liquidación oficial y sanción por inexactitud los supuestos de abuso del derecho, fraude a la ley o los actos de simulación en los que incurra las entidades beneficiarias del régimen tributario especial.

 

Es que los beneficios de las entidades sin ánimo de lucro que excepcionalmente sean calificadas, previa solicitud, como contribuyentes del impuesto del régimen tributario especial, son indudablemente en términos generales cero impuesto de renta por pagar, aunque la norma señala una tarifa del 20% sobre su beneficio neto o excedentes pero que tendrá el carácter de exento cuando se destine directa o indirectamente en el año siguiente a aquel en el cual se obtuvo a programas que desarrollen el objeto social conforme a las actividades meritorias que señala el artículo 359 del E.T.  

 

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque Asociados Consultores Tributarios SAS. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consúltenos en www.araqueasociados.comPreguntas y sugerencias en el correo: [email protected] Atención personalizada: Carrera 5 No. 14-32 oficina 7 Pasaje de la Quinta, teléfonos: 862 61 61 y 321 452 3315 de Neiva, Huila.

Menú