Pregunta: Algunos contribuyentes deseamos donar dinero u otro tipo de activo a instituciones sin ánimo de lucro para el desarrollo de sus obras de interés social, cultural, recreativas, etc. Deseamos saber si otorga beneficios tributarios y en qué forma se toman en la declaración.

La pregunta es muy importante porque algunos comerciantes o empresarios de nuestra ciudad desean o tiene como costumbre hacer donaciones en efectivo a las entidades que organizan desde el punto de vista cultural las fiestas de San Pedro, Reinado Nacional del Bambuco y muestra folclórica, por lo tanto, efectivamente, nuestra legislación tributaria nacional  otorga beneficios en la declaración de renta de los donantes.

Precisamente el artículo 125 del Estatuto Tributario, contempla que las donaciones que se hagan a fundaciones, asociaciones o corporaciones sin ánimo de lucro cuyo objeto social  y actividad correspondan al desarrollo de la salud, la educación, la cultura, la religión, el deporte, la investigación científica y tecnológica, la ecología y protección ambiental, la defensa, protección y promoción de los derechos humanos y el acceso a la justicia o de programas de desarrollo social, podrán deducir de la renta bruta el valor de la respectiva donación, sin que en ningún caso, el valor a deducir, supere el 30% de la renta líquida del declarante determinada antes de restar la donación. Sin embargo, ésta norma contempla que cuando la donación se haga, por ejemplo, a los fondos mixtos de promoción de la cultura, el deporte y las artes, el beneficio tributario sin límite, es decir, opera en el 100%,  y en otros casos,  la deducción va hasta un 125% cuando la donación se haga a organismos deportivos y recreativos o culturales, teniendo presente que éstos organismos culturales se encuentren en los términos y condiciones del artículo 57 de la Ley 397 de 1997 (Ley de la cultura).

Tenemos entendido, que la corporación sin ánimo de lucro que organiza el festival folclórico, reinado nacional y muestra internacional del folclor, es un fondo mixto de la cultura y las artes del orden departamental, cuyas donaciones a ésta corporación otorgan un beneficio tributario pleno, que podría llegar inclusive, a otorgarle al donante la deducción del 125% del valor de la donación, pero para esto se requiere que el fondo mixto se encuentre en los términos y condiciones de los artículos 57 y 63 de la Ley 397 de 1997, como lo anotábamos antes y previa certificación que así lo garantice.

También otorgan el beneficio tributario pleno las donaciones que se hagan al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, para el cumplimiento de sus programas del servicio al menor y a la familia, a las instituciones de educación superior, centros de investigación y de altos estudios para financiar programas de investigación en innovaciones científicas, tecnológicas, de ciencias sociales y mejoramiento de la productividad, previa aprobación de estos programas por el consejo nacional de ciencia y tecnología.

Ejemplo: un contribuyente desea saber el mejor beneficio tributario que obtiene con una donación de $ 40.000.000 en efectivo, proyectando que su renta liquida de éste año 2009 antes de restar la donación sea de $ 100 millones de pesos.

Respuesta: Si la donación la hace a una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a la salud por ejemplo, solamente puede deducir $ 30.000.000 de los 40 millones que desea donar. Pero si la donación la hace al ICBF o a un fondo mixto de promoción de la cultura, puede deducir todos los 40 millones. En el otro caso, si la donación la hace a un organismo de promoción de la cultura, el deporte y recreación, la deducción como beneficio tributario se obtiene hasta por $ 50 millones de pesos ($ 40.000.000 x 125% = $ 50.000.000).

Para gozar del beneficio tributario de la donación, la entidad donataria (beneficiario de la donación, debe expedir un certificado al donante firmado por contador o revisor fiscal donde conste la forma, el monto y la destinación de la donación, así como el cumplimiento de las demás condiciones establecidas por los artículos 125-1 y 125-2 del Estatuto Tributario.

Menú