Como es costumbre desde hace cinco (5) años, en el mes de noviembre de cada año gravable, iniciamos a exponer las principales recomendaciones para realizar un adecuado cierre contable y fiscal. Este año, estas recomendaciones estarán disponibles a los lectores del Diario del Huila, en un Boletín Tributario Especial, que estará publicado en la página web www.araqueasociados.com. No obstante, en este Consultorio Tributario analizaremos los últimos pronunciamientos de la Jurisprudencia y la Doctrina de la Dian frente a la deducibilidad de la obsolescencia de los inventarios.

Pues bien, la administración tributaria mediante oficio No. 068382 del 25 de octubre de 2013, aclaró, frente a la deducción por obsolescencia de los inventarios lo siguiente:

1.- El Concepto No. 082996 de septiembre 11 de 2001, en el cual se transcribió el Concepto No. 006466 de 1999, que consideró que la obsolescencia de los inventarios no es deducible fiscalmente, se encuentran vigentes.

2.- Resaltó que, el Concepto No. 006466 de 1999 fue demandado en acción pública de nulidad, ante el Consejo de Estado, quien en fallo del 21 de noviembre de 2003, expediente 13086, C.P GÉRMAN AYALA MANTINA, encontró ajustado el Concepto a derecho, bajo el entendido que: “dicho concepto (obsolescencia de los inventarios) no se encuentra expresamente consagrado en las normas tributarias bajo la denominación de “deducción” es decir, legalmente no está catalogado como tal”.

3.- Adicionalmente, con posterioridad no ha habido norma legal que permita tomar como deducción la obsolescencia de los inventarios o la pérdida por la misma razón. A excepción, de lo señalado en el artículo 2 de la Ley 1111 de 2006 (Disminución del inventario final por faltantes de mercancías).

4.- Así mismo señaló, que frente al punto de la obsolescencia de inventarios ha habido algunos pronunciamientos del Consejo de Estado, resaltando uno de ellos: expediente 17538, del 23 de febrero de 2011, C.P MARTHA TERESA BRICEÑO DE VALENCIA, en el cual se consideró que: “tratándose de activos movibles que tangan que ser retirados por vencimiento o destrucción y que no pueda ser comercializados de ninguna manera, no consumidos, ni usados, podría llegar a admitirse su valor como “expensa necesaria” deducible, siempre y cuando se demuestre, en cada caso, que el hecho ocurrió en el respectivo año grabable, que tiene relación de causalidad con la actividad productora de renta y que es necesario y proporcionado a la actividad”.

5.- Advierte que, teniendo en cuenta que estos fallos del Consejo de Estado tiene efectos interpartes, es decir, efectos jurídicos entre las partes involucradas en el  proceso judicial; estos fallos no pueden ser aplicados de manera general (erga omnes) y de forma que permita modificar la doctrina vigente, advirtiendo la administración que, la obligación de tener en cuenta los precedentes jurisprudenciales no se encuentra vigente.

6.- Por último señala que,  el artículo 102 del Código de Procedimiento administrativo y de lo Contencioso Administrativo señala los requisitos que deberán tener en cuenta, para extender los efectos de una sentencia dictada por el Consejo de Estado, estos son: que la Sentencia sea de unificación jurisprudencial; que existe el reconocimiento de un derecho; que la extensión sea solicitada por el interesado; que se acredite los mismo supuestos fácticos y jurídicos de la sentencia de unificación.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque Asociados Consultores Tributarios SAS. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: [email protected] Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 303 Neiva, teléfonos 321 452 3315 y 8718641. Síguenos en Twitter @araqueasociados

Menú