Pregunta: Me podrían informar si el canon de arrendamiento de bien inmueble está gravado con IVA?.

Antes de dar respuesta a la inquietud, creemos importante resaltar que el  Impuesto al Valor Agregado (IVA) o Impuesto sobre las ventas, es un gravamen de carácter nacional, de naturaleza indirecta, instantáneo y que recae sobre las diferentes etapas del ciclo económico, como son  la importación, producción, distribución y comercialización de bienes corporales muebles que no hayan sido excluidos expresamente; la prestación de servicios en el territorio nacional  excepto los contemplados en el artículo 476 del E. T.;  la importación de bienes corporales muebles, y la circulación y operación de juegos de suerte y azar.

Por regla general, todas las operaciones gravadas con el IVA, se les debe aplicar la tarifa general del 16%. No obstante, la ley tributaria ha establecido operaciones y servicios con tarifas especiales y/o  diferenciales del 1.6%, 3%, 5%, 10%, 20%, 25% y 35%.

Ahora bien, frente a la inquietud, el Estatuto Tributario ha establecido dentro de los servicios excluidos del impuesto sobre la venta, el servicio de arrendamiento de inmuebles para vivienda, así como el arrendamiento de espacios para exposiciones y muestras artesanales nacionales. Lo anterior encuentra su sustento en el numeral 5º del Artículo 476 del E.T.

Por lo tanto, el arrendamiento de bienes inmuebles diferentes a los destinados para vivienda, como  por ejemplo, el arrendamiento de un inmueble para fines comerciales, constituye una operación o servicio gravado con tarifa –diferencial- del 10%.

En conclusión, el arrendamiento de inmuebles para vivienda se encuentra excluido (no exento) del impuesto sobre las ventas, es decir, no causa el IVA. Los bienes y servicios exentos del IVA son otro tipo de operaciones que tienen sus propias connotaciones y efectos tributarios especiales que benefician al responsable productor o exportador de los mismos, que pueden ser materia de disertación en otra oportunidad.

Pregunta: Queremos abordar un espinoso tema relacionada con el pago de los aportes parafiscales sobre las vacaciones pagadas en dinero, inquietud que ha despertado mucho interés entre empresarios, contadores, abogados,  la Dian y el mismo ministerio de la protección social. Se ha sostenido con base en la doctrina del Ministerio de la Protección Social (concepto 293895 de octubre de 2008) apoyados en reciente  jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia (Sentencia de abril de 2008 expediente 30272), que las vacaciones pagadas en dinero a la terminación del contrato de trabajo, por tener connotación de “indemnización compensatoria” desvirtúan la naturaleza de “descanso remunerado” y como tal no harían parte de la base para el pago de los aportes parafiscales.

Esta posición jurisprudencial y doctrinaria no deja dudas para concluir que desde el  punto de vista del derecho tributario, los pagos por ese concepto que el patrono haya hecho al trabajador, no obliga al pago de los aportes parafiscales y por lo tanto, son deducibles de la renta bruta del contribuyente al tenor de las prescripciones y condiciones del artículo 108 del E. T.

Pero, cosa diferente es lo que determina la jurisprudencia del Consejo de Estado y reiterada también; pues recientemente existe la Sentencia de septiembre 25 de 2008 expediente No.16015, donde ratifica que obliga el pago de los aportes parafiscales sobre las vacaciones pagadas en dinero, so pena que dichos montos no sean deducibles de la renta del contribuyente. Sostiene esta sentencia lo siguiente:

“En relación con las vacaciones esta corporación señalo que “si bien se entiende que no es salario porque no se trata de una retribución del servicio sino de un descanso remunerado, (….) no por ello deben excluirse de la base de liquidación de aportes al SENA, por cuanto en los términos del artículo 17 de la Ley 21 de 1982, se entiende por nómina mensual de salarios la totalidad de los pagos hechos por concepto de los diferentes elementos integrantes del salario, en los términos de la Ley laboral, cualquiera que sea su denominación y además los verificados por descansos remunerados de ley y convencionales o contractuales”

Y lo más grave, en manifiesta oposición a la tesis de la Corte Suprema de Justicia y doctrina del Ministerio de la Protección Social, concluye la Sentencia del Consejo de Estado lo siguiente:

“Según lo anterior, a juicio de la sala no puede considerarse que la compensación en dinero de las vacaciones (…) corresponda a una indemnización……”

Y en otro aparte dice:

“por lo anteriormente expuesto, no puede aceptarse los argumentos del apelante en el sentido de cómo el pago en dinero de las vacaciones, de acuerdo con el artículo 189 del Código Sustantivo del Trabajo, tiene naturaleza indemnizatoria, está excluido de la base de los aportes en mención, toda vez que, en el mencionado artículo, no se le atribuye tal carácter a las vacaciones pagadas en dinero, y como quedó expuesto, la compensación se trata de un derecho legal de los trabajadores (…). En conclusión, la compensación monetaria de las vacaciones hace parte de la base para el cálculo de los aportes parafiscales, y dado que sobre dicha suma no se acreditó su pago, es improcedente su deducción, por disposición expresa del artículo 108 del Estatuto Tributario”.

En criterio autorizado del asesor y consultor tributario Dr. Jesús Orlando Corredor Alejo, el cual compartimos, prevalece la jurisprudencia del Consejo de Estado como órgano supremo que juzga los procesos administrativos y más exactamente este tipo de temas que son eminentemente administrativos y de su competencia.