Para nadie es desconocido que el estatuto Tributario nacional consagra desde hace muchos años, que las personas naturales (no para las jurídicas) que vendan productos o presten servicios gravados con el IVA, y que califiquen como minoristas o detallistas, pueden operar en su establecimiento abierto al público y ante la Dian para efectos del control tributario, en un sistema denominado “Régimen Simplificado” siempre y cuando se cumplan las condiciones previstas para tal fin. Estos responsables minoristas o detallistas gozan de ciertos prerrogativas o “privilegios”, por ejemplo, no les obliga a expedir factura de venta por sus operaciones mercantiles o de prestación de servicios, no presenta declaración de IVA, en lugar de la contabilidad y la factura de venta deben llevar un libro fiscal de registro de operaciones diarias que no requiere ningún registro oficial y les está prohibido cobrar IVA alguno por sus operaciones de venta.

Por otro lado, muy recientemente, con la ley 1607 de 2012 se creó en Colombia un nuevo impuesto a las ventas con vigencia a partir del primero de enero de 2013 bajo el nombre de “Impuesto Nacional al Consumo”, cuyo hecho generador lo constituye la venta al consumidor final de ciertos bienes como los vehículos automotores y la prestación del servicio de expendio de comidas y bebidas preparadas en restaurantes, cafeterías, autoservicios, heladerías, fruterías, pastelerías y panaderías para consumo en el mismo lugar, para ser llevados por el comprador o para entrega a domicilio; igualmente aplica para el expendio de comidas y bebidas alcohólicas para consumo dentro de bares, tabernas y discotecas.

Igualmente como en el IVA, se consagro para el impuesto nacional al consumo un Régimen Simplificado aplicable a las personas naturales y  jurídicas también, que solo presten el servicio de restaurante y el de bares y similares y que en el año anterior hubieren obtenido ingresos brutos totales provenientes de la prestación del servicio de restaurantes y bares, inferiores a 4.000) UVT, pero deberán presentar declaración anual simplificada del impuesto al consumo y expedir factura de venta con el cumplimiento de todos los requisitos (Articulo 6 Decreto Reglamentario 803 de 2013). Este régimen simplificado lo ambientó el Ministro de Hacienda con el nombre de “el almuerzo corrientazo en Colombia no tiene IVA ni Impuesto al consumo” como en efecto así es.

 SANCIONES POR NO EXPEDIR FACTURA DE VENTA.

Las normas sancionatorias del estatuto tributario establecen que, quien esté obligado a expedir factura de venta o documento equivalente y no lo haga, o lo haga sin el cumplimiento de los requisitos legales, se hace acreedor de la sanción de cierre del establecimiento por tres días, lo que en principio es aplicable también a los responsables del régimen simplificado del impuesto al consumo de restaurantes y bares que no expidan la factura de venta o documento equivalente, situación así plasmada en concepto Dian No. 139132 de julio 1 de 2014.

Ahora la Dian en Concepto 052658 de agosto 29 de 2014 decidió revocar el anterior Concepto 039132, desarrollando en ésta vez una tesis que no es nueva en su doctrina, donde concluye, que para aplicar la sanción de cierre del establecimiento establecida en el artículo 657 del E.T., era necesario que el mismo artículo 6 del Decreto 803 de abril de 2013 hubiese hecho la remisión expresa hacia este tipo de sanción.

Las opiniones son responsabilidad de los socios de Araque Asociados Consultores Tributarios SAS. Nos basamos en el entendimiento de las normas vigentes y en el conocimiento del derecho tributario, y puede no ser compartido por las autoridades tributarias. Consulte www.araqueasociados.com Preguntas: [email protected] Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Atención personalizada en la Carrera 7 No. 8-72 oficina 303 Neiva, teléfonos: 8718641 y 321 452 3315

Menú